November, 2014

El agua en personas mayores

manos

Estamos hechos de agua, la proporción de agua en el cuerpo humano de un adulto roza el 70%, mientras que de niños y adolescentes puede llegar al 80%. Sin embargo al envejecer el tanto por ciento se rebaja hasta el 60% y en algunos casos hasta el 50%. Las personas en edad avanzada suelen beber de forma insuficiente al sentir menos sed, esto, junto con ciertas enfermedades, fármacos y climatología puede contribuir a su deshidratación. Es por eso que hay que sensibilizar a este colectivo para no llegar nunca a este punto, y la mejor manera y sin duda la más saludable es la ingesta de agua mineral natural.

 

Hay que animar a las personas mayores a que beban aunque no tengan sed. El agua mineral natural posee un gran aporte de minerales, lo que le convierte en gran aliado para este grupo poblacional. Los mayores deben tener unos hábitos regulares de bebida, ya que sus requerimientos de agua son importantes. De esta manera podrán mantener la función renal, una buena hidratación, evitar el estreñimiento o mantener la temperatura corporal estable.

 

La ingesta de agua debe realizarse de forma gradual a lo largo del día. Lo recomendable sería al menos un vaso de agua durante cada una de las comidas que haga, más cuatro vasos más repartidos a lo largo de la jornada.

 

 

El agua mineral en niños

9854900_s

Es fundamental y conveniente prestar atención al consumo de agua de los niños, así como educarles en la necesidad de beber agua a lo largo del día, especialmente cuando hagan deporte o pasen calor.

 

En este sentido el agua mineral natural debe ser la bebida de referencia para los niños. Los menores hasta 8 años deben de beber una media de 1,7L, y a partir de los 9 años esta cantidad sube hasta los 2,4L en niños y 2,1L en niñas. En el primer año de vida los bebés han de beber al menos 0,7L de agua diaria, además, al ser mineral no necesita ser hervida para preparar los alimentos.

 

También es muy importante que los niños se habitúen al saludable hábito de la ingesta de agua metódicamente para evitar problemas como el sobrepeso.

 

En el mismo sentido, la Asociación Española de Pediatría y el Instituto de Investigación Agua y Salud, insisten en que el agua mineral natural, debe ser la bebida recomendada para los niños, ya que es un alimento ideal para conseguir una adecuada hidratación, son puras desde su origen y tienen una composición constante, factores que no puede garantizar el agua del grifo.

 

Niños de 0-5 meses: 0,7L/día

Niños de 6-12 meses: 0,8L/día

Niños de 1 a 3 años: 1,3L/día

Niños de 4-8 años: 1,7L/día

Niños de 9-13 años: 2,4L/día

Niñas de 9-13 años: 2,1L/día

Niños de 14 a 18 años: 3,3L/día

Niñas de 14 a 18 años: 2,3L/día

 

Fuente: Instituto de investigación Agua y Salud

 

 

 

Razones para escoger agua mineral natural

agua

De mano del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), entidad de carácter científico y divulgativo, cuyo fin es investigar y difundir las características de las aguas minerales y sus beneficios para la salud, nos llegan una serie de razones para escoger agua mineral natural frente a otras aguas.

 

– Se envasa tal cual se encuentra en la naturaleza, es agua pura y sana desde su origen. No necesita tratamientos químicos de desinfección ni filtrados previos para su consumo.

 

– Una vez que el agua de lluvia y la nieve se filtra, el agua comienza un viaje subterráneo en el que va adquiriendo los minerales que le aportan todo su carácter. El final del camino es un manantial donde queda protegida de cualquier contaminación.

 

– Cada agua mineral es única, pero todas aportan grandes beneficios para la salud debido a su composición.

 

– No contiene ninguna caloría y nos ayuda a depurar el cuerpo y favorecer la digestión.

 

– La hidratación por medio de agua natural mineral resulta muy adecuada para cuidar nuestro organismo y aportarnos minerales y oligoelementos.

 

– Los múltiples formatos que presenta el agua embotellada hace que su consumo puedo darse prácticamente en cualquier situación, no dando lugar adeshidrataciones. Esto es especialmente útil para niños pequeños, personas mayores, deportistas y mujeres embarazadas.

 

En el caso de Agua de Benassal disponemos de distintos formatos, ya sea plástico o cristal, para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

La importancia del agua en la práctica deportiva

9912461_s

Nuestro cuerpo está compuesto por un 60% de agua repartido entre órganos, músculos y huesos. Todos conocemos la importancia vital del agua para el mantenimiento de la vida, pero no siempre somos conscientes de lo importante que esto cuando practicamos deporte.

 

Entre las funciones que el agua realiza en nuestro cuerpo está la de colaborar en nuestra digestión regulando la acidez estomacal, regular la temperatura corporal, el transporte de nutrientes, mantener la presión sanguínea, mantener el metabolismo, ayuda a la respiración y permite regular todas las reacciones corporales.

 

Básicamente, el agua es el componente principal de la sangre y de los órganos internos: Sangre (83%), riñones (82%), músculos (75%), cerebro (74%) y huesos (22%).

 

En relación a esto, los especialistas recomiendan beber mínimo 2L de agua al día para poder reponer el agua que el cuerpo pierde diariamente en sus funciones excretoras: transpiración, orina, respiración, heces… De este modo se evitará la deshidratación responsable de calambres y otros malestares procedentes de las practicas deportivas.

 

En deportistas, el agua, es especialmente beneficiosa ya que tonifica el organismo y permite el cuerpo utilice sus reservas de grasa convirtiéndolas en energía. Grasa que se elimina mediante la orina. Y como vimos en otro artículo, además hidrata la piel y los músculos proporcionando una piel suave y una masa muscular firme y elástica.

 

Podemos pasar sin consumir proteínas, carbohidratos o grasas durante semanas, pero sin agua no llegaríamos a ninguna parte. Por eso es fundamental portar con nosotros una botella de agua cuando practicamos deporte, hidratación y bienestar es lo que conseguiremos, recibiendo así el agradecimiento de nuestro cuerpo que se sentirá mejor.