December, 2014

Disfruta de la navidad saludablemente

14984684_s

Ya está aquí la navidad y con ello, la alegría, los reencuentros, las fiestas, las comilonas, los brindis y los excesos. Y es que parece inevitable no comer más de la cuenta, o beber esa copita de vino que al final se convierte en media botella, lo malo de todo esto es que después nos lamentamos e intentamos arreglarlo con unos días a dieta. Obviamente, este no es la solución adecuada.

 

Para cuidarnos debemos intentar controlarnos e intentar en la medida de lo posible mantener un equilibrio alimenticio que nos ayuda a conseguir no excedernos y tener unas navidades lo más saludables posibles. Desde luego que no se trata de renunciar a todas las tentaciones gastronómicas que van a pasar por nuestro plato, sino ser conscientes de que no podemos comer en exceso si queremos cuidarnos.

 

Para empezar, por ejemplo el día de nochebuena desayuna y come ligero, pero no llegues con hambre al banquete. Lo ideal es beber agua mineral en abundancia para saciarte y no devorar. Además el agua mineral te ayudará a quemar mejor las grasas y a eliminar después, más rápidamente, las sustancias de deshecho.
Otra opción es evitar preparar menús navideños con una lista muy larga de platos. Es preferible un menú menos abundante que incluya carne o pescado en vez de ambos, y si es carne cuanta menos grasa mejor para que sea menos pesado. También puedes optar por cocinar los platos al horno, microondas o plancha ya que muchos alimentos navideños se caracterizan por su alto contenido en proteínas, grasas y azúcares, de esta manera reduciremos las calorías ingeridas sin variar sustancialmente el menú.

 

La hidratación en Navidad

 

En estas fechas de comilonas es habitual confundir la sensación de hambre con la de sed, por ello es muy importante beber mucho líquido y mantener nuestra hidratación correctamente. Durante las comidas es preferible beber, sobretodo, agua mineral, aunque bebas alguna copa de vino, no olvides que debes beber abundante agua también. El agua mineral es 100% natural y en su composición incorpora bicarbonatos que facilitan la digestión, que junto con el sodio  ayuda a una correcta asimilación y absorción de los alimentos.

 

En las comidas intenta incorporar alimentos con alto contenido en agua como ensaladas o consomés. Y en los postres mucha fruta. Controlando las cantidades que comemos e intentando realizar ejercicio, caminando o haciendo alguna excursión mantendremos nuestro cuerpo equilibrado y no nos lamentaremos una vez pasadas las navidades.

 

Esperemos que estos consejos os hayan servido y os deseamos unas excelentes navidades.

 

La buena costumbre de que los niños lleven siempre agua mineral

9863793_s

Cada día intentamos inculcar a nuestros hijos todo tipo de costumbres y buenos hábitos, como lavarse los dientes o lavarse las manos antes de comer.  Dentro de esos hábitos no debemos de olvidar su hidratación, especialmente importante en la infancia, algo que ya hemos señalado en otras entradas de este blog.

 

El agua y la leche son bebidas fundamentales en la niñez y en la adolescencia, yendo desde los 0,6L de agua en su primer año de vida hasta los 2,5 en etapas posteriores de su infancia. El papel de los padres para la correcta hidratación es indispensable sobretodo en bebés y niños pequeños ya que ellos no perciben la sed como un síntoma de deshidratación, luego hay que estar al tanto para que no les falte este preciado elemento natural. Al ofrecerles agua mineral nos olvidamos de tener que hervirla conservando todos los nutrientes y minerales que de por sí tiene. A medida que nuestro hijo crezca no podremos estar constantemente recordándole que debe beber agua por eso debemos de preocuparnos de que porten un botellín de agua para ello, así poco a poco iremos creando el hábito en el niño. De esta manera podrá beber en cualquier momento y lugar.

 

Cuanto más mayor se haga más actividad tendrá, empezará a practicar deportes o a hacer excursiones, conllevando a un desgaste físico y a la pérdida de agua, si les damos un botellín de agua estaremos cuidado su salud permitiendo que esté hidratado cuando sienta sed o tenga que recuperarse. A la hora de estudiar es importante, también, que cuente con agua cerca ya que su capacidad de concentración con deshidratación puede descender hasta un 15% y su memoria a corto plazo hasta un 10%. Luego en épocas de exámenes es imprescindible estudie donde estudie que cuente con una fuente de agua.

 

Aún con todo lo expuesto lo más importante es dar ejemplo y si sus progenitores se preocupan por la hidratación ellos lo aprenderán rápido.

La importancia de beber agua en invierno

invierno

En verano ya sabemos que beber agua en abundancia es imprescindible para evitar golpes de calor y deshidrataciones, pero ¿y en invierno?.

 

En invierno es igual de importante, sólo que se nos hace menos necesario porque solemos tener menos sed debido al frío. Beber agua en cantidad suficiente evita la retención de líquidos y ayuda a la buena circulación de la sangre, más presionada por la calefacción y las ropas térmicas ajustadas.

 

Estas son las claves para una buena hidratación en invierno:

 

– Mientras que en verano apetecen las bebidas frías, en invierno suelen apetecernos más sopas o infusiones calientes. Que al fin y al cabo también son agua e igual de efectivas. Eso sí, en el caso de caldos y sopas conviene limitar la sal para evitar la retención de líquidos.

 

– Beber al menos 6 vasos de agua al día, lo recomendable sería beber dos litros al día. Siendo muy importante tomar agua en ayunas para activar el organismo y después de la cena para compensar el tiempo que nuestro organismo va a pasar sin ingerir agua durante la noche.

 

– A la hora del almuerzo, caliéntate con una infusión o un té. Sano, sin calorías, caliente e hidratante.

 

– Si es preciso, hay que obligarse a uno mismo a beber. Después de una actividad física, sigue siendo igual de importante, y en el día a día también. Muchas veces la sensación de hambre que podemos tener se debe a una falta de hidratación.

 

– Las frutas de invierno también poseen en agua, ¡abusa de ellas!

 

 

¿Cómo se crea el agua mineral natural?

benassal

El agua mineral natural es un producto creado por la naturaleza. Todo comienza con el agua de lluvia o la nieve que se va filtrando lentamente en las rocas de las montañas empezando de esta manera un viaje subterráneo en el que el agua va adquiriendo sus minerales, según de donde proceda tendrá mas o menos, de mayor calidad o distintos, este punto es crucial para dar carácter único y personalidad a cada agua. Finalmente el agua llega a un manantial situado bajo tierra. Es por eso que el agua mineral natural tiene un origen subterráneo, protegida contra los riesgos de la contaminación y con una composición constante de minerales y otros componentes favorables para la salud.

 

La personalidad del agua de Benassal se adquiere por su temperatura, su tiempo de permanencia y la profundidad en la que descansa el manantial que la contiene, así como por todos los minerales que ha ido recogiendo en todo su viaje. Este agua llega a nosotros con toda la pureza y con sus propiedades intactas, no necesita ningún filtrado ni tratamientos de desinfección. Por eso es perfecta para la preparación de alimentos infantiles así como para su consumo diario.