April, 2015

La importancia de mantener la piel hidratada

15089178_s

Nuestra piel está en constante cambio según sucede el tiempo, ya sea porque vamos envejeciendo o por el cambio de temperaturas o factores atmosféricos. Las señales de que esto sucede se refleja en la falta de elasticidad, arrugas, manchas, tirantez, sequedad… Todo forma parte de un proceso natural y no podemos pararlo pero sí podemos ofrecer a nuestra dermis unos cuidados básicos para, al menos, mantener una piel hidratada todo el año.

 

Todo nuestro cuerpo necesita agua, y la piel no es una excepción. Ayuda a reducir los efectos del envejecimiento, humecta los órganos internos, hace de barrera protectora, elimina toxinas y da elasticidad a la piel. Podemos ayudarnos de cósmeticos como cremas hidratantes, mascarillas, etc pero lo primero es beber mucha agua.

 

Recuerda que la piel del rostro es muy sensible y debe hidratarse diariamente, lo más momentos más efectivos son por la mañana y por la noche. También es importante tonificar la piel para recuperar el pH alterado con la limpieza. Es importante también exfoliar la piel para que las células muertas no entorpezcan la regeneración de la piel. Pero lo más importante de todo es beber mucha agua, entre 2 y 3 litros al día sería lo aconsejable. El agua actúa como hidratante y transportador de nutrientes en el organismo, a la vez que proporciona soporte para toda la actividad celular.Otro gran pilar para lucir una piel hidratada es la correcta alimentación y una dieta equilibrada.

 

Consejos ante las alergias primaverales…

Little girl is blowing her nose

La primavera es sinónimo de alergia para muchos, y es que el polen está presente en el ambiente debido a la floración. Los síntomas son bastante molestos: ojos llorosos, congestión nasal, estornudos, dificultad para respirar… Para que todos puedas disfrutar de la primavera sin demasiados problemas te traemos unos consejos bastante efectivos:

 

– Presta especial atención a la hidratación. Ante la sequedad nasal lo mejor es beber 2 litros de agua diarios y si haces deporte al menos uno más para evitar la deshidratación.

 

– La alimentación también juega un papel muy importante para mantenernos fuertes en esta época. Se recomienda tomar muchos cítricos y añadir a la dieta alimentos como espinacas, manzanas o cebolla que son ideales para prevenir reacciones alérgicas al polen.

 

– Mantén las ventanas cerradas por la noche para que el polen no entre en casa y evita secar la ropa al aire libre por el mismo motivo.

 

– Ajusta tu rutina para evitar realizar actividades físicas a prima o última hora de la mañana, ya que la concentración de polen es mayor en ese horario. Utiliza gafas de sol para reducir el picor de los ojos.

 

Ahora, a disfrutar de la primavera! Los días de sol nos revitalizan y nos hacen sentir mejor, no los desaproveches!

Ya está aquí la primavera ¡Cuídate!

38189791_s

Con la llegada de la primavera el sol brilla más fuerte y los días se alargan. Nos apetece más estar en la calle, pasear, hacer deporte o sentarnos tranquilamente en un banco. La primavera es la antesala al verano, lo cual significa que cada vez hará más calor y tenemos que prestar más atención al agua que consumimos. Recuerda que el 60% del organismo es agua, y tenemos que conseguir que se mantenga con una correcta hidratación.

 

No mantener nuestro cuerpo hidratado puede afectar aparte de a nuestras capacidades físicas e intelectuales, a la piel y al cabello. Y para que la piel se mantenga elástica y firme el contenido de agua en la capa cornea debe oscilar entre el 10% y el 20%. En cuanto al cabello, una dieta rica en fruta, verdura y pescado, y un nivel óptimo de agua lo llenará de vitalidad.

 

Recuerda llevar siempre una botella de agua mineral encima y mantener una dieta variada y equilibrada. Come mucha fruta que es rica en agua e hidrátate! Así estarás preparado para el verano en el que la alerta se disparará por el excesivo calor.

 

 

Los beneficios de los minerales del agua

9062529_s

El agua mineral natural es la opción natural y más sana para mantener una correcta hidratación. Lo es por su origen 100% natural, por su composición constante y porque no incorpora ni necesita tratamiento de desinfección para su consumo y porque contribuye a mantener unos hábitos de vida saludables dentro de la alimentación diaria.

 

Es muy importante señalar que las aguas envasadas, al tener una composición química constante y característica, están obligadas por ley a indicar su origen y composición en su etiquetado, lo que facilita al consumidor la elección del agua que más se adecúa a las necesidades de su salud de acuerdo a los minerales que incorpore:

 

• Sodio: Importante para regular la tensión de los tejidos, balance hídrico y contracciones musculares.

 

• Cloruros: Regulan, junto con el sodio, el balance hídrico y forman un constituyente del jugo gástrico fundamental para una correcta digestión.

 

• Potasio: Regula el balance hídrico, funciones musculares, funciones nerviosas y reacciones ácido-base.

 

• Calcio: Indispensable para el desarrollo de los huesos y dientes, así como para la coagulación y el envío de impulsos nerviosos a las células musculares.

 

• Fósforo: Al igual que el calcio, el fósforo es un constituyente vital de huesos y dientes, así como un ingrediente indispensable para las enzimas. Ayuda a producir energía y es la estructura de los ácidos nucleicos.

 

• Magnesio: Envía los impulsos nerviosos a las células musculares, mantiene los procesos metabólicos normales y actúa en numerosas funciones metabólicas. Activa enzimas para suministrar energía.

 

• Bicarbonatos: Facilitan la digestión.

 

• Hierro: Participa en la formación de glóbulos rojos y permite a la sangre la absorción y transporte del oxígeno.

 

• Zinc: Vital para la división celular, cicatrización de heridas y el crecimiento.

 

• Yodo: Participa en los procesos metabólicos de las hormonas tiroideas.